dilluns, 12 de juliol de 2010

Emociones intensas

¿Temes el dolor de las emociones intensas?
Por eso has decidido que a partir de ahora nada te va a afectar. Te dolió hasta el alma y no quieres volver a pasar por ello.
No eres consciente que esta actitud, radicalmente en sentido opuesto al aprendizaje emocional, te lleva a un estado de indiferencia frente a la vida. Aunque parezca un disparate, las emociones intensas te hacen sentir más vivo que nunca. Hay que confiar que después de la tormenta generalmente viene la calma.

6 comentaris:

  1. Uff, cuantísimas veces no nos habremos planteado justamente eso, impedir que nada nos afecte. Pero siempre se llega a la misma conclusión: es preferible sufrir sintiendo que no sentir absolutamente nada.

    ResponElimina
  2. Bueno lo cierto es que más de una vez me lo he planteado, pero claro con lo obcecadamente pasional que soy he fracasado en todos y cada uno de mis intentos ¡por suerte!!
    Estoy contigo Jordi las emociones intensas es lo que hace que esta vida merezca la pena vivirla y como dice María yo también prefiero sentir sufriendo que no sentir o sentir una total indiferencia frente a todo, para mí esa sería la peor muerte.
    Lo que está claro es que esas emociones, que a veces se convierten en algo negativo, son necesarías para saber apreciar cuando una gran emoción intensa se apodera de tí positivamente.
    Y si después de la tormenta no llega esa deseada calma, dejemos que poco a poco la lluvia apague esa llama. (aunque no tengo claro que todas las llamas se apaguen).

    ResponElimina
  3. María. Pienso que básicamente somos emoción. Pretender que nada nos afecte es un poco iluso. Solo hay que ser consciente que lo que vamos a vivir serán cosas buenas y malas. Y hay que saber apreciar ambas.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  4. FlorVenenosa. Ser pasional no es un problema, pero vigila qué pasiones eliges!!! :)
    Buscar motivos para que la vida merezca la pena es un error que muchos cometemos cuando hemos pasado por un mal momento. Simplemente por el hecho de vivirla ya merece la pena, pero a veces no somos capaces de darnos cuenta, pero no es culpa nuestra.
    Se aprende mucho más de las malas situaciones y emociones vividas que de las buenas, eso sin duda, aunque también hay que saber hacerlo. No es fácil darse cuenta. En general, nadie te enseña de pequeño a gestionar tus emociones de forma constructiva, de forma positiva. Eso es algo que estoy intentando hacer desde hace unos años. ¡Es tan necesario para estar bien con uno mismo y con los que te rodean!
    No, FlorVenenosa, todas las llamas no tienen por qué apagarse, pero también dependerá si las avivamos con nuestros pensamientos.
    Un abrazo,
    Jordi

    ResponElimina
  5. Estoy en ello Jordi, en dejar de desconfiar y me temo que me costará mucho. Cuando se siente todo y sale mal, piensas que nunca, nunca vas a volver a sentir lo mismo, además da una pereza...

    Un abrazo amigo!

    ResponElimina
  6. Mar. El hecho de estar en ello indica la voluntad del cambio. La confianza es algo que se da, se otorga y que es susceptible a ser traicionada, en cualquier ámbito y nivel. ¿Quien te dice que pasar por lo que has pasado no te va a llevar a algo mejor, más adelante? ¿Quien lo sabe? No conviene generalizar con "nuncas" y "siempres", porque es bastante fácil acabar creyéndoselos y después cuesta romper estas creencias.
    En la vida te van a salir cosas mal, como a todos. ¿Y qué? lo importante es cómo afrontarlas en cada momento. A veces lo haremos de la peor forma posible, porque no sabemos, a veces nos sorprenderemos a nosotros mismos de nuestras habilidades.
    Espero que las emociones intensas que te depara el presente inmediato sean de los más gratificantes.
    Un fuerte abrazo Mar!

    ResponElimina