diumenge, 4 de juliol de 2010

Crueldad

Reírse de alguien que conoces que se arriesga a hacer el ridículo y que fracasa. Por el hecho de reírse la crueldad y el desprecio se maximizan.
Este comportamiento es propio de aquellos que se desprecian a sí mismos, aunque no sean conscientes de ello.

12 comentaris:

  1. Yo admiro a esa gente que se muestra tal y como es... Naturalidad, desparpajo, atrevida a decir o hacer aunque se haga eso que dices, el ridículo... La admiro... Quizás porque yo sí tengo ese sentido de intentar no hacerlo (por timidez, por educación o yo que sé...).

    Besos Jordi.

    ResponElimina
  2. India. Esta reflexión la escribí viendo "3 díes amb la familia" de la que he llenado mi blog de posts. Hay una escena de la película que siempre recordaré, en que una simple carcajada se convierte en un gran crueldad.
    ¿Sabes qué nos sucede? Después de leer el libro "Inocencia Radical" de Elsa Punset, te das cuenta de que a medida que vas creciendo vas perdiendo esa inocencia que tenías de niñ@, esa naturalidad, el juego, los personajes...
    Vivir sin esas autolimitaciones, aprendidas sin duda, es una gran liberación. Este curso yo he intentado trabajar en este aspecto, ya que, como te he comentado, durante mucho tiempo me he puesto la etiqueta de tímido, y seguramente lo sigo haciendo. Solo te puedo decir que no admires a la gente que es espontanea, atrevida, sino que sé tu misma esa persona que no se preocupa tanto por los juicios de los demás y de los tuyos propios. Y si te cuesta, puedes hacer alguna cosa para cambiar. Yo estoy en ello, aunque en demasiadas ocasiones, no veo que lo vaya a conseguir nunca y me desanimo. Ahora, estoy en uno de esos momentos.
    Un beso India.

    ResponElimina
  3. Uff, Jordi, cuánto lucho por la espontaneidad, siempre se me ocurre algo media hora después, y no veas que cosas más buenas se me ocurren pero un poco a destiempo, es decir, ya no son válidas.

    Nunca es tarde para ejercitar y lograrlo.

    Un beso y gracias por pasarte por mi rinconcito.

    ResponElimina
  4. Mar. La pregunta es: ¿uno puede forzarse a ser espontaneo? Imagínate que estás en una situación, con gente, en la que te das cuenta que no estás siendo espontaneo. Y te dices a ti mism@: "Voy a intentar ser espontaneo. ¿Qué digo? ¿Qué hago?"
    No funciona, te lo digo por experiencia.
    Primero es necesario cambiar por dentro, la manera de pensar, los prejuicios hacia nosotros mismos y hacia los demás. Si tu inconsciente te hace creer que todo el mundo te está observando todo lo que dices y haces, y está realizando un juicio en todo momento. Cuando en realidad, eso solo lo piensas tu. Podría hablar mucho de este tema, quizás porque me toca demasiado por dentro, por desgracia.
    Y no estoy de acuerdo en que cuando se te ocurren cosas buenas, a destiempo, ya no son válidas. Ni mucho menos. Escríbelas, haz con ellas un post en tu blog, invéntate un micro-relato...
    El momento de cambiar, si es que queremos hacerlo, es ahora.
    Gracias a también por pasarte por aquí.
    Un beso Mar.
    Jordi

    ResponElimina
  5. ...pues mira, podría decirte muchas cosas, pero lo resumiré diciendote que si, que llevas parte de razón....

    ...me daré un paseo por tu blog :).... un saludo y gracias por pasar jordi


    mely

    ResponElimina
  6. Mely. No pretendo llevar razón, solo intento cuestionar ciertas ideas o reflexiones que me pueden surgir al ver una escena en una película, como ha sido este caso: "3 díes amb la família" -2009 (3 días con la familia) de Mar Coll.
    Gracias por el comentario.

    ResponElimina
  7. ...por cierto que el nombre de tu blog me ha recordado a un libro que leí el verano pasado,"las cosas que no nos dijimos" de Levy, no sé si lo conoces, es la historia de una segunda oportunidad...

    ResponElimina
  8. Mely. No conozco el libro. El título de blog viene de una película de Isabel Coixet: "Things I never told you" (Cosas que nunca te dije). Esta frase aparece en algún momento de la peli.
    "Mi vida sin mi" es mi película favorita, también de la misma directora. Ahora ya sabes algo más de mi, aunque creo que también sale en mi perfil.

    Por cierto, ¿què tal el libro? ¿debo darle una 'primera oportunidad'?
    Un beso Mely,
    Jordi

    ResponElimina
  9. ...he visto las dos películas de coixet y "mi vida sin mi" es también una de mis películas favoritas, recuerdo varias escenas que me gustaron mucho y especialmente una que me pareció preciosa y tristísima es la del coche cuando graba las cintas...

    ...el libro no esta mal, pero tampoco es de lo mejor que he leído ni mucho menos, lectura fácil y un poco sensiblona,...en realidad me gustó más el mensaje que quería transmitir que el libro en si...

    otro beso para vos...


    mely

    ResponElimina
  10. Estoy completamente de acuerdo. De hecho, creo que nunca hay que reírse de nadie, a no ser que sea un cómico! El esfuerzo de alguien por intentar hacer cosas que son difíciles para él/ella no puede dejarse de nado. Buena reflexión. Un abrazo y hasta otra. Buen blog.

    ResponElimina
  11. Recuerdo la escena de la carcajada...

    Tus palabras me gustan, pero no creo que esos que se rien de los esfuerzos de los demás se desprecien a sí mismos, sino que simplemente son incapaces de reconocer los actos de los que son "valientes", además de ser personas dominadas por miedos interiores o por ese ego de creerse superiores.

    Me encanta la gente arriesgada porque el único fracaso en esta vida es no intentarlo...

    Me gusta mucho tu blog!!!

    ResponElimina
  12. FlorVenenosa. La escena de la carcajada para mi es de las más crueles que he visto en cine.

    Para mi, "despreciarse a sí mismos" implica justamente estar dominado por miedos interiores y tener un ego de superioridad que te hace ser cruel con aquellos que te rodean. Más desprecio a uno mismo no puede haber, en un sentido profundo, claro.

    Sí, a la gran mayoría nos atrae la gente que se muestra segura y que se arriesga, porque en promedio consigue las cosas que quiere. Pero la pregunta es: ¿eres una persona arriesgada?

    ResponElimina