dilluns, 28 de juny de 2010

Motivos para rechazar una caricia

¿En algun momento has tenido motivos para rechazar una caricia? ¿Lo has hecho? Era disgusto, tristeza, rabia, enfado... quizás perdiste una oportunidad de recibir una caricia por tu estado de ánimo, o tal vez en ese momento no era lo que en verdad necesitabas.
En todo caso, es mejor tener motivos para no querer una caricia en un momento concreto que no tener ni siquiera a nadie a quien rechazársela.

4 comentaris:

  1. Yo las rechacé alguna vez. Porque la otra persona lo merecía, la verdad. Aunque luego me hiciera sentir culpable. Hay cosas que duelen y que no se pueden arreglar con "un besito". Si no lo siento, no voy a ser tan falsa de permitir esos mimos. No sería justo conmigo misma.

    Y también me los han rechazado muchas veces... qué vida más dura la mía.

    ResponElimina
  2. niña imantada. Alégrate por aquellos que sí merecían. Siento que hayas tenido que sentir cosas que duelan, es verdad, las acciones que hieren, las palabras duras, la falta de respeto, no se arreglan con una caricia ni un besito.

    Ah si???? te los han rechazado muchas veces? lo siento.
    Te mando un abrazo para que la vida te parezca menos dura.

    Jordi

    ResponElimina
  3. Quizás lo peor es no saber recibirlas, es cierto que hay momentos que ellas tienen el efecto contrario al pretendido, un error.

    ResponElimina
  4. Ex-compi. Tienes razón, puedes encontrar a alguien que no sepa recibir caricias, por rigidez emocional o porque le resulten incómodas.
    Y también, una caricia puede venir en un momento en que se busca reconciliación, perdón... pero no siempre es la mejor manera de hacerlo.

    Gracias por tu comentario.

    ResponElimina