dijous, 11 de febrer de 2010

Posibilidades

Con qué facilidad se predicen las respuestas del NO. Y no solo eso, sinó que con el hecho de presuponerlas ni tan siquiera lo intentamos, lo que sea. ¿Por qué aprendemos a condicionar nuestras acciones con la predicción del NO? ¿Por qué tenemos miedo a la respuesta NO antes de que, tal vez, surja?
Ver el NO como una posibilidad cuesta, y no es más que un hecho, pero nuestra mente tiende a imaginar con demasiada facilidad.

6 comentaris:

  1. Eso me gustaría saber a mí. En la teoría, el NO sólo es una posibilidad más, que no habría que predecir (porque si la esperamos constantemente, nunca daríamos un paso), pero tampoco hay que descartar. En la práctica, el NO (me) aparece por todas partes, (me) resta libertad, (me) impide cumplir objetivos. Además, los NO son tontos, muchas veces no tienen razón, y hacen que dejes de hacer cosas sin motivo alguno.

    Pero yo le daría la vuelta a la tortilla. ¿Y qué pasa cuándo uno no sabe decir NO? Es curioso, le pone uno por dentro tantos NO a las cosas, pero cuando por dentro no estamos de acuerdo con algo y por fuera nos resulta comprometido mostrarlo, ¿qué?

    A los NO no hay quien los entienda…

    Un beso gordo, F.

    ResponElimina
  2. Por suerte, siempre hay alguien cerca dispuesto a decir la archifamosa frase " el "no" ya lo tienes, por qué no vas a por el " sí " ?".. si es q no finalmente, tampoco se pierde nada de lo q se tenía.. ilusiones tal vez, pero son renovables..normalmente..
    Un abrazo :)

    ResponElimina
  3. El no, que palabra, el no sirve para negar algo y para negarte, pero también para no decirlo cuando hay que decirlo. Es verdad, el No no hay que lo entienda. Pero me gustaría tener muchos noes en mi boca y muchos Sies en mi cabeza.

    ResponElimina
  4. F. Es bueno darse cuenta de cómo nos afectan los NO que nos van surgiendo en nuestro camino. Y como los debemos interpretar, porque eso determinará si nos sentimos mal o si los relativizamos, y solo nos afectan lo justo y necesario para volver con nuestra ruta con el devenir.
    Ui F., no saber decir NO es uno de los grandes problemas para muchas personas, porque al final hacen cosas que no quieren, que no són justas, porque les cuesta decir que NO. Aprender a decir que NO es muy importante. Y se puede conseguir.

    Un beso a ti también F.

    ResponElimina
  5. una más… Lo que se dice uno mismo, no con palabras y pensamientos, sinó en creencias que estan en nuestro subconsciente y que marcan nuestro comportamiento, por desgracia, no se cambian con una frase de alguien que ganas de animarnos. Si fuese tan fácil, ¡qué fácil que sería la vida!
    El miedo al fracaso te impide ir a buscar el sí, es la peor de las maldiciones, el miedo.
    La ilusiones son renovables, son el motor de nuestras ganas por vivir, a ellas nunca hay que decirles que NO.
    Un abrazo y un beso a ti también
    Jordi

    ResponElimina
  6. Ex-compi. Lo que uno dice y lo que uno piensa, por suerte puede cambiarse. Siempre que te dés cuenta de lo que realmente dices y piensas, y de lo que te limita, te condicona y no te gusta, y a partir de aquí busques la libertad de acción y pensamiento. Hay que saber decir que no, a los demás y a ti mismo, de la misma manera que hay que saber decir un sí bién alto y claro, cuando es el momento.
    Un abrazo.

    ResponElimina