diumenge, 3 de gener de 2010

Casualidades que no sirven absolutamente para nada

Las casualidades están allí, no las vemos porque nuestra atención no siempre está alerta. Aunque la gran mayoría no sirven absolutamente para nada.
En noviembre, en el viaje a Bruselas, me retaron a tocar la Lacrimosa del Requiem de Mozart al piano, lo intenté, ya que se me da bién sacar los acordes de oido y la conocía, aunque no me acabó de salir bién, supongo que la presión del público presente y del poco tiempo que pude probar.
Hasta aquí, no hay ninguna casualidad.
Al llegar a casa, un poco con la espinita clavada, busqué la Lacrimosa en Spotify, para recordarla y sentarme al piano. Pero encontré la canción Lacrimosa (Mary Ann Meets the Gravediggers and Other Short Stories - 2006) de la cantante Regina Spektor. Y me sorprendió gratamente, voz y piano, cancíones diferentes, se nota que es pianista.


He escuchado el disco unas cuantas veces. Me gusta como suena. ¿Y de la letra? casi nunca me fijo en la letra, ni la busco, si me gusta una canción es por como suena, aunque parece ser que esto no lo entiende nadie.
La semana pasada, en uno de los anuncios de promoción de La Sexta, oigo los primeros acordes a piano de una de las canciones (Love Affair) del mismo disco. Un momento de casualidades.


Esta noche he visto la peli 500 days of summer y la canción con la que empieza la película es Us también del disco. Otro momento de casualidades.


En la película se plantea si existe el destino, o bién todo es un cúmulo de casualidades. Acaba la película, hago zapping, y en Antena3 aún hacen la peli Tin Man (parece horrible), una versión moderna o alternativa del Mago de Oz, y la actriz es la misma que la de la peli 500 days of summer. Otro momento de casualidades.
Es evidente que la gran mayoría de casualidades no sirven absolutamente para nada. Aunque a veces nos gusta creer que una casualidad puede cambiarlo todo. Yo soy escéptico, ya no creo en el valor de las casualidades.

8 comentaris:

  1. Me encantan las casualidades. Aunque no sirvan para nada como bien dices, le dan cierta "magia" a la rutina de nuestras vidas, no crees? Por poco que sea, tus casualidades me han aportado conocer una música impresionante, y una película sobre un tema que siempre me ha fascinado: el Destino, el Azar y el Caos.
    Feliz año y felices casualidades (de otra pianista que tampoco se fija en las letras).

    ResponElimina
  2. Conozco Us :D:D De 500 days of summer. Deschannel es genial :D:D

    Y yo creo en el destino y las casualidades existen. Y cada día estoy más convencida =)

    Un besooooo y feliz año

    ResponElimina
  3. Pues yo por casualidades he visto 2 veces tin man, ya ves, nunca veo la tele y tanto el año pasado como este, me cuadro.
    jajaja, pero todavía no sé como termina, este año me dormí y el pasado no lo recuerdo.
    ya ves.
    a mi las casualidades me encantan

    ResponElimina
  4. Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…

    ResponElimina
  5. siempre esperamos la gran casualidad de nuestra vida..

    ResponElimina
  6. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  7. "Es lo que tienen las casualidades
    que, a veces, significan más cosas, ¿no?"


    en Tu vida en 65 minutos de María Ripoll, 2006

    ResponElimina
  8. Gracias a todos por escribir.
    No ha sido ninguna casualidad el hecho de no escribir agradeciendo los comentarios, ni pasar por vuestros blogs, ni escribir ningún nuevo post.
    Porque no creo en las casualidades ni me gustaría depender de ellas.
    Un saludo a todos.

    ResponElimina