dilluns, 10 d’agost de 2009

El valor de las palabras



Es difícil saber el valor de las palabras de ciertas personas. Con qué ligereza se dicen expresiones típicas de despedida en las que se afirma un interés por mantener un contacto. Saber si se dice por decir o hay un sentimiento verdadero forma parte de la incertidumbre de lo que llamamos vida. Las acciones y los hechos nos ayudan a asignar el grado de confianza a estas personas, que puede ir decrementando según sus actos. Es evidente que sin confianza no puede haber afecto, interés o aquello que considero una buena relación personal.

2 comentaris:

  1. Concuerdo plenamente con lo escrito!

    Yo soy de entrar en una relación sin una plena confianza en la otra persona, porque creo que la confianza es algo que se construye con el tiempo, así como lo afecto, estoy segura de que sólo con el tiempo se puede construir lo que llamas de “buena relación personal”!

    Ya echaba de menos tus escritos!

    Un beso.

    ResponElimina
  2. Valentina. Yo también echaba de menos tus comentarios en mis (últimamente inexistentes) posts.

    Un beso a tí también.

    ResponElimina