dimarts, 14 d’abril de 2009

Rectas


Por suerte o desgracia, sus vidas se cruzaron en un punto del espacio-tiempo. Durante este instante surgió la atracción, quizás el amor. Pero sus caminos seguían direcciones diferentes, como dos rectas que se cruzan en un punto para no volverse a encontrar jamás.
Aprender a olvidar fué lo que les permitió seguir adelante.

5 comentaris:

  1. no se..pero espero que tanto el tuyo como el mio esten cerca!!!!

    aprender a olvidar es practicamente imposible..

    ¿casualidad? que los dos hablemos hoy de amor... y del mismo tipo...me gusta lo que escribes.

    ResponElimina
  2. mariona.
    Cada momento que pasa pierdo un trozito de esperanza en que pueda coincidir con una persona a la que amar y ser amado.

    Hacerte a la idea lo hace un poquito más soportable.

    Aprender a olvidar no es fácil, pero nadie dice que lo puedas hacer del todo.

    Este microrelato lleva escrito en mi libreta más de un año y es totalmente personal. Lo he vivido en primera persona. Ella escribía microrelatos. Me salió así, de repente, de muy a dentro.

    A mí también me gusta lo que escribes. Y me gusta dejarte comentarios.

    Bona nit!

    ResponElimina
  3. ...lees mi mente?? o es q todos nos parecemos mucho más de lo q creemos???...cuántas veces no nos habremos cruzado con alguién, q, de repente, por un instante, parece ser esa otra mitad q tanto ansiamos en buscar? y justo, después de ese momento mágico de descubrimiento, aparece la cruda realidad, q ese alguién y tú os habéis cruzado en el espacio xo no en el tiempo adecuado...

    APRENDER A OLVIDAR...suena y es tan, tan duro...

    Petonets J.

    ResponElimina
  4. Y yo hoy soy una línea verde, él otra línea (su color aún no lo sé).

    Lara tiene alas

    ResponElimina
  5. yo no pierdo la esperanza,creo que algun dia lo encontrare y espero que no sea muy lejano.

    aprender a olvidar... es mas tiempo que nada, el tiempo ayuda mucho al olvido..

    y me gustan tus microrealtos y tus ideas.
    encantada de comentarte y comentar(nos) un placer.

    un beso con sabor a ¡ya es miercoles!

    ResponElimina