dimecres, 19 de maig de 2010

Piano roto


Tener un piano roto en casa sirve de poco.
Tener un buen piano pero nadie que sepa tocarlo es como tener un mueble.
Pero tener un piano en casa y que tus oídos estén rotos de forma que cada nota la sientas como un puñal no sabría como definirlo.
Pero siempre, siempre, y repito, siempre, queda la esperanza de que todo mejore. ¡Que nunca se te olvide!

2 comentaris:

  1. Todo mejora siempre :) hasta cuando parece que todo es negro, siempre hay un rayito de luz :)

    La tristeza no puede con nosotros!!! :)

    Un abrazo

    ResponElimina
  2. mariola. Los hechos son los mismos, lo que cambia es la forma con la que los interpretamos. Mi problema no va a mejorar, mis oídos serán mucho más sensibles al ruido hasta el final de mis días, no hay vuelta atrás. Pero la actitud que tome es lo que determina mi estado de ánimo en cada momento, y evidentemente puede cambiar, a mejor o a peor, eso ya queda en mis manos.
    Gracias por tus lineas, de esta forma me es más fácil creer en este rayito de luz que aparece cuando todo es negro.

    Un fuerte abrazo (en silencio)
    Jordi

    ResponElimina