diumenge, 11 d’octubre de 2009

Metáforas

Hay momentos en que odio las metáforas, en un sentido metafórico, por supuesto.
¿Para qué esconderse detrás de ellas?
¿Por qué no decir las cosas tal como son?
Porque es más seguro decir aquello que no te gusta, aquello que te preocupa, manipulando las palabras.

2 comentaris:

  1. No sé, tal vez por miedo de demostrar quien realmente somos!

    Un beso.

    ResponElimina
  2. Yo las adoro.
    La vida ya es bastante seria como para no tener estos pequeños placeres: investigar, pensar durante días en el significado de ciertas frases...y ser un poco más feliz el día que, de repente, das con la clave. Pequeñas alegrías que nos ofrece el lenguaje.

    ResponElimina